PRIMAVERA CON UNA ESQUINA ROTA

 
  prim
Título: Primavera con una esquina rota
Autor: Mario Benedetti
Género: Novela histórica, autobiográfica
Año de publicación:1982
Editorial: Alfaguara
Páginas:208

 
Los que me conocen saben que siento debilidad por Benedetti. Con él descubrí la poesía, después su prosa, que también es perfecta, así que hoy no voy a poder ser imparcial en esta reseña.
Este maestro de la literatura y de la vida, domina por igual el arte de la poesía, de la novela, del relato, también el teatro y el ensayo, incluyendo famosas letras de canciones. Ha publicado más de 40 libros y ha sido traducido a 18 idiomas. Sus novelas y cuentos fueron adaptados a la radio, la televisión y el cine. Su teatro ha sido representado en más de diez países.
Hoy os voy a hablar de “Primavera con una esquina rota”, ganadora del premio "Llama de Oro" de Amnistía Internacional en 1987.Tras largos años de destierro Benedetti nos trae  este testimonio directo y dolorido, una novela emotiva, que ya atrae tanto por  su portada, como por el título. Combina inocencia, ternura, denuncia, pasión, amor e historia y sobre todo esperanza ya que como reza en la contraportada:
“La primavera, aunque mutilada, relevará por fin a un invierno que se anunciaba inacabable.”
En el marco de la brutal dictadura que vivió Uruguay entre 1973 y 1985, Benedetti nos cuenta  una historia abierta en varios frentes, en la que nos muestra cómo afectan el exilio y la prisión, tanto a quienes los sufren directamente como a su entorno. Es una historia, o un conjunto de historias, contadas por varias voces, alternando a cada personaje. Personajes con los que el lector empatiza con facilidad y cada uno es importante tanto individualmente como en el conjunto de la historia.
Frases cortas, y capítulos cortos, te invitan a hacer una lectura pausada, melodiosa, relajada y completamente comprensibles, si te apetece leerlas de forma desordenada.
Las cartas de Santiago (preso político), nos hablan y nos hacen partícipes, de toda la soledad de su cautiverio y de todos sus esfuerzos para combatirla. Cartas también rebosantes de amor y esperanza dirigidas a Graciela su mujer,  que las recibe en el exilio, con una mezcla de desencanto y culpabilidad al no sentirse ya necesitada, ni atraída  por él. Sentimientos de los que hace partícipe al padre de Santiago, Don Rafael, que comparte con ella el exilio y que representa todo lo bueno que da la vejez y la experiencia: comprensión, sentido común y serenidad. Una mención aparte se merece Beatricita, la hija  de Santiago y Graciela  que con una curiosidad  desmesurada, propia de su edad y desde su inocencia, se hace preguntas sobre todo lo que ocurre a su alrededor, resolviéndolas con  un ingenio que nos hace reír abiertamente. Esta es otra de las cosas que te hace darte cuenta de la genialidad y la destreza que tiene el autor, tanto para ponerse en el lugar de una niña de apenas nueve años,como en la de un adulto encarcelado. 
Otra voz de la novela, la pone el propio Benedetti que va intercalando vivencias  de su  propio exilio. A pesar de que el exilio, la prisión y el sufrimiento que ello conlleva es algo duro, que eso no os detenga para leerlo, por que el autor no lo cuenta desde el rencor ni el odio, si no desde todo lo contrario, desde su paz interior, la esperanza y la confianza en el ser humano, que para mi, siempre ha reflejado en todos sus escritos. Prueba de ello es el final, también  una puerta abierta a la esperanza.
La reacción del grupo ha sido unánime, a todos, tanto a los que conocían a Benedetti como a los que no, les ha emocionado esta lectura.
Frase del libro:
“ Cómo quisiera cerrar los ojos y empezar de nuevo y abrirlos después con la tardía lucidez que traen los años pero con la vitalidad que ya no tengo”

Valoración 0-5
monton-de-libros_thumbmonton-de-libros_thumb[4]monton-de-libros_thumb[6]monton-de-libros_thumb[8]monton-de-libros_thumb[12]monton-de-libros_thumb[14]

No hay comentarios: